No se recomienda limpiar los filtros de aire

Febrero 2013

En un intento de reducir los costos de operación, algunos propietarios y supervisores de mantenimiento de vehículos deciden limpiar y reutilizar los elementos filtrantes de los filtros de aire de servicio pesado. Hastings Premium Filters no recomienda esta práctica.

La razón principal por la que esto no se recomienda es que una vez que el filtro se limpia, ya no está cubierto por nuestra garantía que sólo cubre a los filtros nuevos instalados correctamente. Esto implica un riesgo para su equipo y su inversión.

Hay varios otros factores que deben considerarse antes de decidir limpiar o lavar un filtro de aire de servicio pesado. Estos factores incluyen:

    Muchos contaminantes como el hollín y las partículas finas son difíciles de quitar del medio filtrante.
    Los métodos de limpieza no pueden restaurar los filtros a una condición como nueva y pueden dañar el medio
       filtrante.
    La limpieza de un filtro de aire de servicio pesado reduce la vida útil del elemento filtrante. Este efecto es
       acumulativo cada vez que un filtro se limpia y se reutiliza.

    Ya que la vida útil de un filtro que se limpia disminuye, se debe dar servicio al filtro con más frecuencia,
       exponiendo el sistema de admisión de aire a posible contaminación.
    El manejo adicional del filtro durante el proceso de limpieza y el proceso de limpieza mismo pueden dañar el
       medio filtrante y exponer el sistema a contaminantes.

Nunca se deben limpiar los elementos filtrantes interiores (o secundarios) ya que estos filtros son la barrera final contra contaminantes antes de que el aire llegue a un motor. La regla práctica estándar es que los elementos filtrantes internos de aire se deben reemplazar una vez cada tres cambios del filtro de aire externo (o primario).

La mejor manera de aprovechar al máximo un filtro de aire de servicio pesado es utilizar un medidor de restricción de aire que observe la condición del filtro midiendo la resistencia al flujo de aire del sistema de admisión de aire. El nivel de restricción recomendado por el fabricante del equipo establece la vida útil del filtro.

La manera más económica de proteger el equipo es usar un filtro nuevo cada vez que se dé servicio al filtro y utilizarlo hasta la capacidad máxima determinada en las recomendaciones para el equipo original.